ATENCIÓN PSICOLÓGICA

¿PODEMOS CAMBIAR PENSAMIENTOS DISFUNCIONALES POR PENSAMIENTOS MÁS CONSTRUCTIVOS?


¿COMO SE SUSTITUYEN LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS POR OTROS MÁS FUNCIONALES?

Las personas  no podemos dejar de pensar.  Por mucho que nos empeñemos en no preocuparnos por algo, no pensar, suprimir las ideas…esto es imposible. Lo que sí podemos hacer es pensar de otra manera. Los pensamientos son producto del aprendizaje, por lo tanto también podemos invertir el proceso y desaprenderlos. La terapia cognitiva te ayuda a que adquieras un mayor control de tus emociones a través del control de tus pensamientos.

Te animo a que contemples tus pensamientos como interpretaciones de la realidad y NO como la realidad misma. Se trata de que desarrolles una visión más ajustada, realista y objetiva de las situaciones, basada en datos reales. El propósito es que descubras qué pensamientos negativos se activan y en qué situaciones, y que examines con objetividad la evidencia a favor y en contra de tales pensamientos. Así, podrás saber si son válidos y adaptativos y te conviene mantenerlos o, por el contrario, resultan engañosos e inútiles y has de reemplazarlos por otros.

Para conseguir la sustitución de los pensamientos disfuncionales por otros más constructivos, puedes utilizar algunas estrategias:

Ante tus pensamientos negativos formúlate una serie de preguntas que te ayuden a reflexionar sobre la lógica y utilidad de los mismos.

¿Cuál es la evidencia? En vez de asumir que un pensamiento determinado es verdadero por el simple hecho de haberlo pensado, intenta analizarlo de manera objetiva, examinando la evidencia existente a favor y en contra. Por lo general, encontrarás que existen pocos datos que lo apoyen y muchos datos que lo desconfirman.

¿Qué puntos de vista alternativos existen? Trata de encontrar formas diferentes (más probables y creíbles y menos dañinas) de ver la situación. Piensa en cómo vería las cosas otra persona (por ejemplo alguien de tu entorno a quien quieras o admires), en cómo las verás tú cuando transcurra un tiempo, en cómo valorarías la situación sino te fijases tanto en los aspectos negativos, en cómo cambiaría la perspectiva si te vieses a tí mism@ como una persona con mayor capacidad de afrontar los problemas.

¿Estoy cometiendo algún error de pensamiento?¿De qué me sirve tener ese pensamiento? Analiza qué aporta a tu vida ese pensamiento, si te sirve para ser una persona más eficiente, agradable, feliz, llevarte mejor con los demás, etc, o todo lo contrario. Explora las ventajas y los inconvenientes de mantener ese pensamiento.

Además también puede ser conveniente que te plantees: ¿Qué tipo de lenguaje utilizas cuando piensas? Fíjate en las palabras que incluye tu pensamiento. Si ves que hay términos absolutistas, extremos y catastrofistas, como nunca, siempre, nadie, todo, horrible, insoportable, debo…, tengo que…, seguro que…etc, lo más probable es que te encuentres con un pensamiento que has de flexibilizar y relativizar.

Cambiar ciertas formas de pensar, requiere mucha práctica. Por lo tanto se ha de insistir una y otra vez en el análisis de los pensamientos negativos hasta conseguir desacreditarlos totalmente. Todo ello pretende un objetivo, que es conseguir un mayor bienestar emocional y por lo tanto en alguna medida también físico.

En terapia cognitivo-conductual intentamos sustituir pensamientos disfuncionales por otros más constructivos.