ACTUALIDAD, ATENCIÓN PSICOLÓGICA

LA TERAPIA


Aunque no necesariamente me referiré siempre a  Fibromialgia, como habréis comprobado, hoy sí que lo voy a  hacer, y en concreto para hablaros de la terapia psicológica que a veces conviene llevar a cabo.

En el tratamiento sanitario de la FM se ha aceptado el papel de la Psicología en tanto que da respuesta a los trastornos mentales y emocionales provocados como consecuencia de la enfermedad.

Los afectados de FM han sido descritos como personas muy activas con demandas excesivas de triunfo, perfeccionistas, que trabajan demasiado y que son incapaces de plantear límites ante las demandas de otras personas.  También se han relacionado con patrones de personalidad como la Personalidad proclive al dolor, descrita en personas con síndromes de dolor poco definidos y con tendencia compulsiva de “sobrerealización” en combinación con otras características como falta de asertividad y dificultad para identificar emociones negativas, especialmente ira, frustración y tristeza. El elemento fundamental de estos rasgos de personalidad de acuerdo a este modelo, es una baja autoestima ,que  a su vez, depende excesivamente de la aceptación y reconocimiento de los demás a través de los éxitos. Experiencias infantiles negativas, como pobreza, falta de afecto, eventos traumáticos repetitivos o abuso físico o sexual pueden incrementar también la susceptibilidad a la enfermedad.

El objetivo de la mayoría de los tratamientos psicológicos en la actualidad es ayudar a la persona afectada a controlar los aspectos emocionales como la ansiedad y la depresión, así como los aspectos cognitivos, y los conductuales y sociales que pudieran estar agravando el cuadro clínico. Se persigue con este tipo de tratamiento que el paciente modifique sus creencias sobre la enfermedad y aprenda técnicas de afrontamiento que le permitan o ayuden a  responder adecuadamente al dolor y a otras manifestaciones clínicas, entre las cuales podríamos citar el mindfulness.

En psicoterapia se pueden incluir varias modalidades, entre las más frecuentes en el tratamiento de la FM está la información, la educación, y la terapia cognitivo-conductual. Esta última es la que ha demostrado más eficacia en el tratamiento de la FM. Incluye una fase educacional que informa al paciente sobre la naturaleza del trastorno y el modo en que debe afrontarlo, una fase de adquisición de habilidades ( modificación de pensamientos, sentimientos y conductas, aumento de actividades, relajación, solución de problemas, higiene del sueño, etc.) y una fase de puesta en práctica, en la que el paciente comprueba y optimiza los recursos para controlar los síntomas de la FM.

Por último me gustaría recordarte que una vez que ya has dado el paso de iniciar una terapia psicológica, tienes que poner de tu parte para que el proceso sea beneficioso para tí a nivel emocional. Es decir, la persona realmente importante en una terapia eres tú. Los psicólogos no realizamos milagros, simplemente somos un punto de ayuda, una guía. Por ello, tienes que comprometerte de verdad, acudir a la consulta, seguir las recomendaciones, contar cómo te sientes y qué te sucede de verdad ( no ocultes información, ten confianza).

En ocasiones el psicólogo no te dirá lo que tienes que hacer, solo representará el espejo , otro “yo”, que está fuera de ti, que te escucha  y te devuelve una imagen de tí mismo y de las relaciones que mantienes. De modo que quien toma las decisiones sobre tu vida eres tú. En este caso el psicólogo nunca te dirá lo que tienes que hacer. Tú elegirás aprendiendo a atribuir nuevos significados a los acontecimientos que generan tus problemas.

Ten paciencia porque los resultados no son inmediatos, es decir, el proceso es lento y es fundamental esperar varios meses hasta poder observar una evolución positiva. Comenta con total naturalidad a tus amigos de confianza que estás acudiendo al psicólogo.

RECUERDA:

“ LO QUE NO RESUELVES EN TU MENTE, TU CUERPO LO CONVERTIRÁ EN ENFERMEDAD “