ATENCIÓN PSICOLÓGICA

RELACIONES PARENTOFILIALES


RELACIONES PARENTOFILIALES

He querido por ser la primera vez, y por estar próximos a las fechas  navideñas, dedicarlo esta vez a las relaciones parentofiliales. Son tan importantes las relaciones entre padres e hijos, que constituyen la base de nuestra autoestima y seguridad, hacen posible que nos enfrentemos a la vida con autoconfianza en nosotros mismos y que seamos capaces de mantener vínculos afectivos sólidos y estables.

Hoy, quiero compartir con todos vosotros una historia personal, cuyo trasfondo es el tema elegido.

“ Siempre que  se acerca la Navidad, recuerdo aquella noche fría de  enero de 1965,  la mano cálida y fuerte de mi padre  me agarraba firme y me llevaba andando apresuradamente… me dí cuenta perfectamente  con solo cinco años, de la ilusión con que me guiaba por las calles en aquella noche helada….

Por fín llegamos a una tienda y logramos entrar antes de que cerraran. Pidió que me enseñaran el interior de una caja y me preguntó si me gustaba.  Cuando ví aquel muñeco, me pareció el más bonito del mundo,  no creí que pudiera ser para mí.  Era BAMBÁN, el hijo de Pedro Picapiedras y Vilma. Me dijo que iba a ser muy difícil que los Reyes Magos pudieran traérmelo…era tan tarde!!!

Tengo 55 años y Bambán sigue conmigo, perdió su traje original y su porra, pero ahora es un muñeco que viste de azúl y vaqueros…ha subsistido al paso del tiempo, limpiezas, mudanzas, organizaciones y redecoraciones. Soy incapaz de desprenderme de él. Fui una niña con mucha suerte, los Reyes Magos siempre pensaron en mi, y en lo que me podía hacer ilusión, tuve  muñecos, juguetes, cuentos y pinturas para colorear, pero por alguna razón, aquel apresurado  y frío paseo nocturno que dí con mi padre quedó grabado en mí para siempre, y es que “hay regalos que se recuerdan toda una vida”.

Espero que paséis una FELIZ NAVIDAD en compañía de vuestras familias.

Isabel Recio. Psicóloga – ASAFA